Los curiosos ratones “Benjamin Button”.

La esperanza de vida en los países industrializados ha crecido significativamente en los últimos siglos. Aun así, esto no es suficiente y la continua búsqueda de remedios para paliar y revertir el envejecimiento acompaña a la humanidad desde sus inicios.

Gracias a los avances de la biología molecular, tenemos hoy en día varias teorías sobre las causas del envejecimiento; el estrés oxidativo, la inestabilidad del genoma, la senescencia celular…

Las zonas rojas son los telómeros

Uno de los campos  que conecta el estudio del envejeciendo con el cáncer es el estudio de la Telomerasa. Se trata de una enzima que mantiene la longitud de los telomeros, los extremos de los cromosomas, (imaginaros que los cordones de los zapatos son los cromosomas, pues los telomeros son la parte dura de plástico que evita que se deshilachen). Cada vez que una célula se divide tiene que duplicar el material genético y eso conlleva su acortamiento, cuanto más se divida más cortos se volverán y aumentara su inestabilidad. Si las células de nuestro organismo no se pueden dividir, la capacidad regenerativa decae y envejecemos.

Utilizando un modelo de ratones deficientes en telomerasa, y que presentan síntomas claros de envejeciemiento prematuro como atrofia tisular, depleción de células madre, fallos en varios órganos y capacidad regenerativa disminuida, el grupo de Ronald A. DePinho, ha conseguido, mediante la reactivación posterior  de la  telomerasa, revertir  estos efectos dañinos. Así pues los ratones pasaron de ser viejunos a ser jovencillos, como aquel curioso caso que le pasó a Benjamin Button. Los autores proponen  explorar estrategias de rejuvenecimiento basadas en la telomerasa.

célula cancerosa

Si bien la telomerasa puede parecer el santo grial de la inmortalidad, tengo que deciros que también tiene un lado oscuro. Hay que considerar una consecuencia indirecta de alterar los genes de la inmortalidad celular, el cáncer. Las células cancerosas, a diferencia de las células somáticas normales, no tienen senescencia tras un número definido de divisiones. De hecho numerosos tipos de canceres tienen una gran actividad telomerasa, lo que les permite dividirse sin parar. Esto no quiere decir que la telomerasa provoque cáncer, pero si que las células cancerosas se aprovechan de su actividad.

Aquel viaje que comenzó Juan Ponce de Léon allá por el año 1513 en búsqueda de la fuente de la eterna juventud puede que llegue a su fin antes de lo que pensamos. Y no será gracias a los hechizos de magia, sino a la CIENCIA.

Artículo:

Mariela Jaskelioff, Florian L. Muller, Ji-Hye Paik, Emily Thomas, Shan Jiang, Andrew C. Adams, Ergun Sahin Maria Kost-Alimova, Alexei Protopopov, Juan Cadiñanos, James W. Horner, Eleftheria Maratos-Flier & Ronald A. DePinho. Telomerase reactivation reverses tissue degeneration in aged telomerase-deficient mice. Nature advance online publication 28 November 2010 | doi:10.1038/nature09603; Received 8 May 2010; Accepted 26 October 2010; Published online 28 November 2010.

Si estáis interesados en temas relacionados con el envejecimiento os recomiendo la lectura del siguiente blog : blog: http://fuentedelaeternajuventud.wordpress.com/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Es noticia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s