Proteínas infeciosas; lo que nos faltaba!!!

¿Pueden ciertas enfermedades neurodegenerativas ser transmitas entre seres humanos por un agente infeccioso de caracter proteico?

Hasta ahora sólo se tenía constancia de enfermedades como la encefalopatía espongiforme (os acordáis de las vacas locas), en la que unas proteínas llamadas priones producían una cascada de plegamientos erróneos en las proteínas endógenas, actuando como un amplificador, extendiendo la enfermedad.

Prión

Sorprendentemente, proteínas neuronales tales como los agregados de proteínas tau, α sinucleína, y poliglutamina, causalmente implicados en trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Huntington, respectivamente, pueden ser liberadas por células donadoras y captadas por las células vecinas.

Investigaciones recientes apuntan a que la enfermedad de Alzheimer podría tener un componente parecido al de la enfermedad priónica.

Los autores del artículo, publicado en Science, informan de que la inyección periférica  de lisado de cerebro de ratón, que contiene agregados de amiloide-β, (el péptido que induce la formación de placas en el cerebro típicas del Alzheimer) produce cambios patológicos en los cerebros de los ratones receptores.

Todavía hay que ser cautos, ya que los experimentos tienen algunas particularidades, por ejemplo; los ratones receptores están modificados genéticamente para desarrollar placas amieloides, con lo cual sólo se podría concluir que se acelera la enfermedad, no que la causa. Además, el mecanismo de transmisión por el cual la inyección periférica del factor amieloide penetra en el cerebro, no está claro. Los autores proponen que los macrófagos y monocitos de la cavidad peritoneal (donde inyectan) pueden captar las proteínas, entrar en la circulación general, migrar hacia el espacio perivascular cerebral, y allí depositarlas. Otra posibilidad podría ser, que parte del material amieloide penetre rápidamente en el cerebro a través de la barrera hemato-encefálica, sin entrar en las células circulantes.

A pesar de las incógnitas que aún están por resolver, es un paso importante para comprender un conjunto de enfermedades que afectan a millones de personas, y que aún a día de hoy no tenemos una tratamiento específico.

Además de pelearnos a diario contra virus y bacterias, por si fuese poco, también tendremos que darnos de palos contra proteínas chungas invasoras!

Artículo:

Yvonne S. Eisele,Ulrike Obermüller,Götz Heilbronner,Frank Baumann,Stephan A. Kaeser,Hartwig Wolburg,Lary C. Walker,Matthias Staufenbiel,Mathias Heikenwalder,and Mathias Jucker. Peripherally Applied Aβ-Containing Inoculates Induce Cerebral β-Amyloidosis. Science 12 November 2010: 980-982

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Es noticia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s